29 July 2020 Tigres y agricultores aprenden a coexistir en Bután

Los investigadores buscan comprender cómo el cambio climático está afectando a los tigres en Bután y reducir los conflictos entre los grandes felinos y las personas.

Un sábado por la mañana, el pasado mes de junio, los lugareños del pueblo de Semji, en Bután, encontraron muerta una de las vacas que pastaban en las afueras de la comunidad. Las marcas de garras en el cuello del animal y las grandes huellas de patas en el barro apuntaban a un tigre como el culpable del ataque.

Semji, como varias otras aldeas en el distrito central de Trongsa, tiene un problema con los tigres. Desde 2016, los felinos han matado más de 600 reses, incluidas 137 este año.

"En los últimos tiempos, y probablemente como resultado del cambio climático, los tigres se han acercado a las aldeas para usar los mismos pozos de agua que los habitantes de las comunidades locales"

"Los seres humanos y los tigres han coexistido históricamente en Bután, pero bajo un equilibrio delicado que necesita ser monitoreado de cerca", dice Tempa.

Un nuevo proyecto está ayudando a mantener ese balance. El programa Vanishing Treasures (Tesoros que desaparecen), financiado por el Gobierno de Luxemburgo y dirigido por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en colaboración con el Gobierno del Reino de Bután y su Centro del Tigre, tiene como objetivo comprender el impacto del cambio climático en la vida de estos grandes felinos en peligro de extinción, las comunidades locales y los conflictos entre humanos y tigres.

"Vanishing Treasures busca soluciones para mitigar estos problemas y está implementando varias soluciones piloto sobre el terreno, por ejemplo, para abordar los impactos inmediatos del conflicto humano-vida silvestre mediante la creación de mecanismos de compensación sostenibles para las aldeas afectadas por la depredación del tigre", dice Matthias Jurek, experto en ecosistemas de montaña del PNUMA.

Bután tiene un estimado de 103 tigres de Bengala repartidos por todo el país, desde llanuras subtropicales hasta bosques templados y praderas alpinas de gran altitud. El país proporciona una conectividad crucial entre las poblaciones de tigres en Nepal y el noreste de la India, lo cual ayuda a mantener una fuerte diversidad genética.

Tiger
Foto del Centro del Tigre de Bután / DOFPS

Más de 50% del territorio de Bután está compuesto por parques nacionales y corredores biológicos, y la constitución del país exige al gobierno mantener una cobertura forestal mínima de 60% de forma permanente. Estas protecciones, que los expertos consideran inigualables, han conducido a un aumento en las poblaciones de vida silvestre.

Pero el cambio climático está haciendo de la conservación un desafío. Al igual que otros países del Himalaya, Bután está sufriendo el aumento de las temperaturas y la formación de grandes lagos a partir del derretimiento de los glaciares. Los niveles de lluvia son más impredecibles, lo que dificulta la agricultura. Todos estos cambios están ejerciendo presión sobre los humanos y la vida silvestre, y están alterando la forma en la que interactúan.

Las cámaras trampa ayudan a la investigación

Los investigadores de Vanishing Treasures instalaron 70 de estas cámaras en bosques y otros hábitats, que les permiten a ellos y a los administradores de los parques dar un vistazo al mundo casi secreto de estos grandes felinos de Bután. Esto los ayudará a catalogar dónde viven los ejemplares y lo que cazan, estimar sus poblaciones y rastrear individuos.

A nivel comunitario, el programa está realizando encuestas para comprender mejor cómo los habitantes locales producen sus ingresos. Varias iniciativas que comenzarán este año, como cercas eléctricas para proteger el ganado, pastos mejorados y razas de ganado de alto rendimiento, pueden beneficiar los medios de vida sostenibles. El objetivo del proyecto es trabajar con las comunidades para proteger a los tigres.

Tiger
Foto del Centro del Tigre de Bután / DOFPS

Día Internacional del Tigre 2020

Bután tiene una relación especial con el tigre de Bengala (Panthera tigris tigris). Hay registros de que en el siglo VIII este majestuoso felino estaba asociado con las divinidades.

Para celebrar el Día Internacional del Tigre este año, el 29 de julio, el distrito de Trongsa, con el apoyo de Vanishing Treasures, está liderando celebraciones junto con el Ministerio de Agricultura y Bosques, y el Departamento de Bosques y Servicios de Parques.

En el evento, que cuenta con un programa cultural, se lanzará el libro ¿Quién soy yo?, dirigido a niños en edad escolar, y se distribuirán carteles sobre la especie. También se pagará a los agricultores compensaciones simbólicas de entre US$ 65 y US$ 25 por cada cabeza de ganado perdida debido al ataque de tigres en 2020.

Noticias recientes

Se estima que 3% de la superficie de Chile está cubierta por 2,3 millones de hectáreas de este tipo de humedal que almacenan aproximadamente 4,8...